Por: José Gregorio Aguilar

 

Hasta que la Agencia Aduanal no verifique la documentación de los vehículos usados de procedencia extranjera, su historial en los Estados Unidos y que éstos aprueben la verificación física mecánica de una agencia se podrá determinar si esas unidades son susceptibles de nacionalización y entregar el pedimento de importación definitiva a sus propietarios.

Hasta hoy, y en tan solo cuatro días, la Organización Nacional para la Protección del Patrimonio Familiar (ONAPPAFA) ha integrado más de 270 expedientes de igual número de vehículos usados de procedencia extranjera susceptibles a ser regularizados.

El Coordinador Estatal de la Organización, Benito Villela Sáenz, informó que esos expedientes, conformados por el título de propiedad, INE, la CURP y el comprobante de domicilio, están en manos de la Agencia Aduanal que está verificando esos documentos y conociendo el estatus de la unidad, a través del sistema de información CARFAX, el cual muestra toda la historia de esa unidad e indica todas las incidencias que tuvo ese vehículo antes de ser ingresado al país.

Reiteró que después de aprobar ese filtro, los carros tienen que  aprobar el examen ecológico que estará a cargo de una empresa verificadora de gases contaminantes avalada por la SEMARNAT y solamente en caso de aprobar dicha revisión se concluye el trámite y se entregará el pedimento de importación al propietario.