Por Gabriela Sustaita

Aunque la llegada de la vacuna COVID a Tamaulipas ha generado un panorama esperanzador entre los trabajadores de la salud y población en general, especialistas advierten que es importante que quienes reciban la inmunización, no relajen las medidas de prevención.

Vicente Flores Rodríguez director del Hospital Regional de Alta Especialidad en Victoria (HRAE), aclara que el objetivo de la vacuna no es evitar que las personas enfermen, sino generar anticuerpos para que en caso de llegar a contraer el virus, los pacientes puedan afrontar la enfermedad sin síntomas de gravedad que pongan en peligro su propia salud.

Por esta razón, tanto el uso del cubrebocas como de gel antibacterial, el lavado frecuente de manos, así como el evitar las reuniones o aglomeraciones, son acciones que se van a tener que seguir llevando a cabo aún y con la llegada de la vacuna.

Cabe destacar que este miércoles comenzó el proceso de vacunación para todos los trabajadores de la salud que están en la primera línea de atención a pacientes COVID. A nivel estado se van aplicar en esta primera fase 19 mil 500 vacunas; en el caso del Hospital Regional de Alta Especialidad son 775 los trabajadores entre médicos, enfermeras, camilleros, intendentes, personal de ropería, de trabajo social y vigilantes los que tendrán acceso a la dosis.

Para acceder a la inmunización, los trabajadores tienen que dar su autorización por escrito, posteriormente se les hace un par de preguntas para conocer si son alérgicos a algún medicamento, para finalmente proceder a la vacunación. Una vez que son inyectados, es necesario que permanezcan 30 minutos en observación al interior del hospital para descartar la existencia de alguna reacción alérgica.