Con el fin de impulsar la producción de leche en el sur-sureste del país, el presidente Andrés Manuel López Obrador y el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, recibieron a dirigentes ganaderos que sostienen que para sacar al campo de la pobreza se debe impulsar de forma estratégica al sector.

En el encuentro realizado el pasado 3 de diciembre en Palacio Nacional, estuvieron presentes Oswaldo Cházaro Montalvo, presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG), Miguel García Paredes, presidente de la Cámara Nacional de Industriales de la Leche (CANILEC) y Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), entre otros integrantes del “Grupo de Trabajo Para el Desarrollo de la Cuenca Lechera del Sur-Sureste”.

En la reunión se refrendó el compromiso del Gobierno federal de impulsar la actividad pecuaria, específicamente la lechera, en una de las regiones con mayores carencias del país, lo que fue recibido como un mensaje alentador por parte de los ganaderos, luego del recorte presupuestal al campo en 2020.

El impulso al proyecto va en serio, ya que al otro día del encuentro con López Obrador, el titular de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (Sader), Víctor Villalobos, citó en sus oficinas al dirigente de la CNOG para darle seguimiento a los acuerdos, en un trabajo técnico y coordinado.