• Se buscará difundir el conocimiento sobre las abejas y otros polinizadores, como los murciélagos, invisibles a la sociedad: Trujillo Segura.
  • Encuentro en línea de Semarnat con la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores; representantes de Conacyt, Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados y FAO.

Dada la importancia de los polinizadores para sustentar junto con las flores la variedad biológica de todo el planeta, México concentrará sus esfuerzos en la integración de una iniciativa nacional que genere acciones puntuales para ayudar a la gestión y conservación de los insectos y otros animales que intervienen en este proceso en el país.

A ese acuerdo llegaron los asistentes a la primera reunión digital realizada el pasado 26 de junio para atender la pérdida de polinizadores, en un encuentro inaugurado  por el subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental, Julio Trujillo Segura, quien estuvo acompañado por la Secretaria de Bienestar, Maria Luisa Albores.

Trujillo Segura recordó la insistencia del titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Víctor M. Toledo en que “hay que conservar produciendo y producir conservando”, y aclaró que no sólo hay que proteger a las abejas, sino también a otros polinizadores: abejorros, moscas, escarabajos, polillas, mariposas, hormigas, murciélagos y avispas, entre ellos.

Entre las propuestas para integrar la iniciativa nacional de polinizadores, los participantes plantearon: asegurar y atender la alimentación saludable de los polinizadores, mediante la preservación y restauración de sotobosques y bosques con especies nativas.

Además, determinar, por municipio, qué especies de flora alimentan a los polinizadores, para fomentar la reproducción de semillas de plantas nativas; apoyar la creación de jardines de polinizadores con una visión holística, así como promover la participación de comunidades y grupos indígenas.

También propusieron ampliar la gama de polinizadores y mostrar y difundir mediante una campaña permanente de difusión, la importancia de esta pequeña fauna, ya que en muchos casos su presencia es poco perceptible al ojo humano, como los murciélagos, las polillas, los dípteros (moscas y mosquitos) y las hormigas, pero de enorme valor para la polinización del cacao y otras plantas.

Sugirieron además articular los proyectos que ya existen y vincularlos para fortalecerlos, como el Programa Sembrando Vida, que puede ayudar a promover el conocimiento y la protección de los polinizadores, así como crear un sistema de protección de áreas de apicultura.

Tras compartir su experiencia en la Sierra Nororiental de Puebla, la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, destacó que lo más importante es valorar a quienes cuidan a los polinizadores, como los productores de café de esa región, “respetando siempre su cosmovisión y reconociendo el conocimiento tradicional que aportan al mundo”.

Destacó que si no fuera por las comunidades que cuidaron a sus polinizadores, no tendríamos noción de toda esa riqueza que viene del conocimiento tradicional. Por ello insistió en que la cosmovisión de los pueblos originarios debe ser considerada por los sectores ambiental y de bienestar social, con el fin de fomentar el intercambio de saberes.

En tanto, la directora general del Sector Primario y Recursos Naturales Renovables de Semarnat, Adelita San Vicente, insistió en la inquietud del secretario Toledo Manzur de emprender acciones para revertir la situación que pone en riesgo a los polinizadores, y agradeció la presencia de los funcionarios asistentes que se suman a las acciones para la conservación de los polinizadores, entre los que destacan, las abejas nativas.

Al encuentro virtual asistieron también especialistas y técnicos de las comisiones Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Nacional Forestal e Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados; del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.