Por: Gabriela Sustaita.
Viernes 31 de Julio del 2020.

Empresarios del sector farmacéutico de la capital tamaulipeca han expresado especial preocupación por la modificación que aprobó la cámara de senadores a la ley de adquisiciones del sector público y mediante la cual, ahora el Gobierno Federal podrá llevar a cabo compras de medicamentos e insumos para la salud en el extranjero y sin que exista una licitación de por medio.

Tofic Salum Fares, presidente de la Unión de Farmacéuticos en esta localidad, reconoció que, aunque la propuesta podría representar un menor gasto para el Gobierno Federal, también advirtió que a mediano y largo plazo las consecuencias podrían ser fatales.

Precisó que uno de los efectos adversos, es que con ello surgirá una competencia desleal, además de que la economía nacional también se podría ver seriamente afectada, pues en la actualidad, la industria farmacéutica mexicana es el octavo productor de insumos médicos a nivel mundial y el primero en América Latina, y al comprar en el extranjero, disminuirá el consumo interno.

Otra situación que inquieta al sector, es el que, al importar medicamentos sin estudios de equivalencia, esto podría poner en riesgo la salud de la población, situación que se aseguran no sucede con los fármacos que son producidos en el país, ya que desde el 2005 existe una estricta vigilancia por parte de la COFEPRIS garantizar calidad y eficacia de los mismos.

Aunque son muchos los cuestionamientos que han surgido por parte de los integrantes de la industria farmacéutica en torno a las compras de medicamentos en el extranjero y las cuales entraran en vigor a partir del 2021, el Gobierno Federal ha argumentado que la medida es para evitar que sigan los actos de corrupción en los procesos de compra y venta y el desabasto de fármacos en los sistemas de salud.