El corredor Le’Veon Bell, ahora de los Jets de Nueva York, habló de los motivos por los que salió de los Acereros de Pittsburgh, con los que no participó en un solo juego de 2018 luego de haber sido designado jugador franquicia. Fue directo sobre el quarterback Ben Roethlisberger.

La organización quiere ganar. (Mike) Tomlin (el head coach) quiere ganar. Ben (Roethlisberger) quiere ganar, pero Ben quiere ganar a su manera, y eso es difícil de sobrellevar. Ben ganó un Super Bowl, pero ganó cuando era más joven. Ahora está en esta etapa en la que intenta controlar todo, y (el equipo) lo deja hacerlo”, señaló Bell en una entrevista con Jenny Vrentas, de Sports Illustrated.

El corredor dijo que Roethlisberger no fue la razón principal para querer irse de Pittsburgh, pero “sí fue un factor”.

Bell abundó: “Los quarterbacks son líderes; es lo que es, (pero) al final del día eres un compañero de equipo. No eres Kevin Colbert (gerente general). No eres (Art) Rooney (presidente del equipo)”.

El implícito reclamo que lanzó Bell prácticamente empata con la crítica que hace unos meses hizo el receptor Antonio Brown, también sobre Big Ben.

Bell señaló también que, a pesar de que Roethlisberger es un “gran quarterback”, de pronto mezcla cuestiones personales con el juego.

Si estoy enojado con un jugador y no le lanzo el balón, si no le estoy tirando a AB (Antonio Brown) y le estoy dando a JuJu (Smith-Schuster) todo el brillo… conscientemente estás volviendo loco a tu otro receptor, pero no le importa, es difícil ganar de esa manera”, espetó.

Bell registró 5,336 yardas en cinco temporadas (2018 no jugó) con los Acereros, con tres campañas de más de 1,000, y 35 touchdowns por tierra. Brown, ahora con los Raiders, entregó cuentas de 11,207 yardas en recepciones en nueve años con los de negro y oro, con 74 atrapadas para anotación.

Brown también señaló a Ben como factor de su salida. “No hay conflicto, simplemente es cuestión de respeto, de respeto mutuo. Él tiene la mentalidad de un dueño, como si pudiera dar órdenes a todos, incluidos a los coaches. Los jugadores lo saben, pero no pueden decir nada”, dijo el jugador.

Roethlisberger lleva 15 años como pasador de Pittsburgh; ha ganado dos Super Bowls (XL, XLIII); en ninguno fue el MVP.