Por: Gabriela Sustaita.

Martes 10 de Julio del 2018.

 

Por incurrir en actos de extorsión y otras presuntas malas prácticas,  la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS) ha dado de baja un total de 13 inspectores.

El titular de la dependencia, Oscar Villa Garza, expresó que el caso más reciente de estas anomalías fue detectado la semana pasada en el municipio de Matamoros a consecuencia de una queja que surgió por parte de una empresa gasolinera.

A fin de evitar que personas sin escrúpulos engañen o asusten a la población con  argumentos de sanciones ostentosas, Villa Garza explicó que una vez que se realiza la verificación, el propietario del establecimiento tiene 5 días para regularizarse.

 

Si la persona no cumple, añadió que se elabora un dictamen y un convenio en el cual se le otorgan  60 días al establecimiento para que subsane las anomalías que pudiera tener, y al término de este plazo se vuelve hacer una verificación, y si nuevamente existe incumplimiento, ahora sí se puede aplicar una sanción, la cual puede ir desde  la clausura temporal hasta definitiva, dependiendo de  la gravedad de la falta. concluyo.