Compartir

Algunos de los niños estaban dormidos cuando los rescatistas los sacaron en camilla de la cueva de Tailandia en la que pasaron más de dos semanas.

En un video publicado ayer en Facebook por la Marina tailandesa se ven imágenes de algunos de los niños en camillas y vestidos con equipos de buceo durante el rescate.

También aparecen buzos tailandeses y extranjeros usando poleas, cuerdas y tubos de goma para sacarlos.

El jefe de la junta que dirige Tailandia, Prayut Chan-O-Cha, confirmó que los rescatistas les dieron un “tranquilizante ligero” para evitar que entraran en pánico.

Varios de los niños salieron “dormidos”, explicó ayer el comandante Chaiyananta Peeranarong, que fue el último buzo en salir de la cueva.

Algunos de ellos estaban dormidos, otros movían los dedos (como si) estuvieran aturdidos. Pero respiraban”, agregó. Médicos se colocaron a lo largo del recorrido de salida para vigilar su salud.

Los chicos, de 11 a 16 años, y su entrenador, de 25, se internaron en la cueva de Tham Luang el sábado 23 de junio tras un entrenamiento de futbol cuando una tormenta inundó el camino de salida.

Estuvieron nueve días perdidos y sin alimentos, hasta que fueron hallados por buzos el lunes 2 de julio.

Esperaron ocho días más, hasta el pasado martes, para que todos fueran rescatados. El último grupo en salir permaneció un total de 17 días dentro de la cueva.

Los niños quizás lograron salir adelante “porque estaban juntos, como un equipo, ayudándose los unos a los otros”, consideró el inspector general del Ministerio de Salud, Thongchai Lertwilairatanapong, que destacó el papel del entrenador de futbol.

El almirante Arpakorn Yuukongkaew dijo que el entrenador los hizo hacer un refugio. “Utilizaron piedras para cavar hasta cinco metros y crear un túnel que les permitiera mantenerse calientes”.

RECIBIRÁN EL ALTA

Thongchai Lertwilairatanapong también dio a conocer ayer que los primeros cuatro menores rescatados, de entre 14 y 16 años, serán dados de alta el domingo, pues ya comen con normalidad, caminan y duermen bien, sin necesidad de sedantes.

Los cuatro rescatados el lunes y los cinco que salieron el martes, entre ellos el entrenador, tendrán que esperar una semana.

Uno de los miembros del último grupo –formado por cuatro chicos y el entrenador–, padece una leve infección pulmonar.

Dos miembros del primer grupo tienen también una infección en los pulmones, aunque sólo necesitarán tratamiento durante siete días.

En promedio, los chicos perdieron dos kilogramos de peso con respecto a la información previa que se tenía de ellos, agregó.

Las autoridades difundieron un video donde aparecen los niños sentados en camas de hospital y con máscara de oxígeno.

CUEVA SERÁ MUSEO

La cueva Tham Luang se convertirá en un museo para exhibir el rescate, dijo ayer el jefe de la misión.

Esta área se convertirá en un museo vivo, para mostrar cómo se desarrolló la operación”, dijo el jefe de la misión de rescate, Narongsak Osottanakorn. “Se convertirá en otra gran atracción para Tailandia”, agregó.