Francisco Pancho Ponches Campos y Humberto Lobito Saiz, recibieron un gran homenaje para distinguir sus grandes carreras en la Liga Mexicana de Beisbol, teniendo como marcó el Juego de Estrellas en el Estadio Alfredo Harp Helú y que fue ganado por la Zona Norte 11-6 sobre la Zona Sur.

Campos, está en su temporada número 21 en LMB, con un total de 199 triunfos. Está en la búsqueda de un triunfo más para llegar a la marca de los 200, y retirarse como pelotero activos.

Los dos tuvieron el honor de hacer el lanzamiento de la primera bola y recibieron reconocimientos de parte de Alfredo Harp Helú, presidente del consejo de administración de Diablos Rojos del México y de Javier Salinas, presidente de la LMB.

 

Campos además fue el pitcher abridor y retiró a los dos primeros bateadores por la Zona Sur. Tras eso, el manager Sergio Omar Gastélum fue a sustituirlo; la afición se puso de pie para despedirlo provocando el llanto de emoción por parte del lengendario lanzador.

Saiz fue el ampayer principal del juego.

El dominicano Junior Lake, de los Toros de Tijuana, conectó un cuadrangular de dos carreras.

El Norte ha ganado tres de las últimas cuatro ediciones del Juego de Estrellas.

 

 

El exligamayorista Ramiro Peña, de los Sultanes de Monterrey, entró en la cuarta entrada y conectó tres hits en tres oportunidades y produjo una carrera. Al término del partido fue nombrado como Más Valioso.

Édgar González, pitcher de los Sultanes de Monterrey, permitió una carrera en la primera entrada, pero se llevó el triunfo. El cubano Yoanner Negrín, de los Leones de Yucatán, fue el derrotado.

Desde 2017, el Juego de Estrellas dejó de definir la localía para la Serie Final de la LMB.

 

CHACHO APLAUDE QUE SIGA VIVA LA RIVALIDAD

Hace 19 años que los Tigres dejaron de jugar en la Ciudad de México. Chacho, la mascota del equipo, comprobó en el fin de semana del Juego de Estrellas que la rivalidad deportiva con Diablos Rojos del México sigue viva.

Las múltiples ocasiones que la mascota fue presentada recibió abucheos por la afición escarlata en las tribunas del Estadio Alfredo Harp Helú.

 

 

Eso demuestra que la rivalidad está viva y eso me da mucho gusto”, dijo Gabriel Jiménez, quien le da vida al personaje de Chacho. “Estoy acostumbrado a que no a todas las partes a dónde voy soy bien recibido. Y yo sé que la misma afición de Diablos, aunque me abucheam por la rivalidad, me tiene cariño por los buenos recuerdos que dejamos en la Ciudad de México”.

Chacho tenía más de 15 años sin presentarse en la casa de los Diablos. Ayer, durante el Juego de Estrellas, se encontró a un nutrido grupo de aficionados de Tigres, detrás de la barda del jardín izquierdo, que celebraron cada una de sus ocurrencias en el terreno de juego.

Me encanta los juegos de estrellas. Convivir con una afición diferente a la que tienes en el día a día como local y ver cómo te siguen, te aplauden”.

 

CANTÚ ESTÁ FELIZ DE PODER JUGAR EN CASA

Jorge Cantú pasó el Día del Padre, como muchos de los días estos últimos meses: con su familia y jugando beisbol.

El exligamayorista fue cambiado este año a Diablos Rojos del México, lo que le permite ahora pasar más tiempo en la Ciudad de México, donde reside desde hace cinco años.

En toda mi carrera como profesional no había tenido la oportunidad de jugar con mi familia a un lado”, dijo Cantú, quien ayer jugó por la Zona Sur, en su cuarta participación en Juego de Estrellas de la LMB.

Es muy bonito terminar un juego, salir del estadio y poder llegar a tu casa. Abrazar a tu esposa, a tus hijos. Cambia totalmente el panorama cuando tienes esas facilidades”.

 

 

Cantú, de 37 años, y ocho temporadas de experiencia en Grandes Ligas, señala que cada vez ve más cerca su retiro como profesional.

Cada vez es más difícil lograr ponerte en la mejor forma para un juego, tomar ritmo. Ahora hay dolores donde antes no había, creo que son señales de el momento para decir adiós se está acercando.

No digo que me vaya a retirar está temporada, y menos que vaya a dejar el beisbol. A mí me gustaría seguir después del retiro, desde ahora estoy explorando posibilidades, porque si algo tengo claro es que nunca quiero estar alejado del beisbol”, indicó

Cantú tiene tres campeonatos en LMB. Este año busca un cuarto con Diablos, que estrenan estadio.

No digo que sea una obligación ganar el campeonato, pero definitivamente es en lo que todos estamos pensando”, dijo. “Sería muy especial, casi histórico, poder cerrar la primera temporada de este gran estadio con un título”.

 

HOMENAJEADOS EN EL DIAMANTE CAPITALINO

El lanzador Francisco Campos abrió lo que fue su último Juego de Estrellas y sumó su décimo inicio para imponer una marca. Dejó el partido tras retirar dos tercios y recibió una gran ovación de parte de los aficionados que acudieron al estadio Alfredo Harp Helú. El ampayer Humberto Lobito Saiz fue otro de los festejados tras una brillante trayectoria de 31 años trabajando en la Liga Mexicana de Beisbol. Le ha tocado trabajar en 17 partidos estelares y en 25 finales por el título.