El defensa Diego Reyes señaló que después de sufrir el golpe en la cabeza, que lo llevó a someterse a una cirugía por un hematoma que tenía, no recordó lo que sucedía hasta que se encontraba en la ambulancia.

Después del golpe no recuerdo hasta que estaba en la ambulancia y sentí una frustración muy grande porque no sabía que pasaba, pensaba que seguía jugando y de repente apareces en una ambulancia. Te gana el coraje y la frustración, ya después te lo tomas con calma y te tranquilizas, pero si sientes un miedo”, mencionó.

Reyes ya se encuentra trabajando físicamente con Tigres y está a favor de que existan nuevos protocolos médicos para el seguimiento de estos casos.

“No sé si obligar, pero sí tomar las precauciones debidas. Lo que me pasó a mí en el partido contra Cruz Azul, no me acuerdo si seguí tocando el balón después de que seguí, no tengo recuerdo de eso. En principio no se me veía mal, pero por dentro estaba mucho muy mal. Por eso no dudé para la operación. Hay que tomarse en serio estos golpes. Uno nunca sabe, el cerebro es muy delicado y no sabes lo que realmente tienes”, señaló.

El zaguero desea estar a nivel óptimo para volver a las canchas y esperará a los exámenes médicos del próximo martes para saber cuándo podrá regresar.