La entidad registró durante 2018 unos 204.5 millones de dólares por concepto de remesas familiares provenientes del extranjero, lo que significó un incremento de 13 por ciento respecto al año anterior, por lo que se colocó en el lugar ocho a nivel nacional entre las entidades con mayor crecimiento.

Según cifras difundidas por el Sistema de Información Estadística del Estado de Yucatán, esa cantidad de dinero representa el 0.61 por ciento del total de las remesas familiares provenientes del extranjero, por lo que ocupó el lugar 29 entre las entidades federativas en contribución al total nacional.

Añadió que durante el primer trimestre de 2019, Yucatán recibió 47.15 millones de dólares por concepto de remesas familiares, lo que significó un incremento de 4.6 por ciento respecto del mismo periodo del año anterior, por lo que ocupó el lugar 23 a nivel nacional con mayor crecimiento.

Precisó que de agosto de 2013 a octubre de 2018, del total de la población migrante internacional de Yucatán, 57.6 por ciento retornó a México, mientras que 38.2 por ciento permanece en Estados Unidos de América u otro país.

Según datos del Instituto para el Desarrollo de la Cultura Maya en Yucatán, en Estados Unidos residen unos 185 mil yucatecos, la mayoría se encuentran en las ciudades de Los Angeles y San Francisco, en California , Oregon, Texas, Colorado y Washington D.C.

De ese total, 62 mil salieron de la zona indígena maya; el 80 por ciento son hombres de entre 14 y 29 años de edad. Los municipios Yucatán con mayor presencia de migrantes en Estados Unidos son Cenotillo, Oxkutzcab, Peto, Muna, Tunkás y Motul, todos localizados en el sur del estado.

Ante este panorama, el Plan Estatal de Desarrollo (PED) 2018-2024 tiene entre sus objetivos facilitar la migración y la movilidad ordenadas, seguras, regulares y responsables de las personas, entre otras cosas, mediante la aplicación de políticas migratorias planificadas y bien gestionadas.