La Bundesliga, torneo con el nombre del Bayern Múnich grabado casi cada año en el trofeo alemán, tendrá una difícil campaña de reestructuración tras la partida de dos de sus refrentes en la última etapa dorada del importante club. El holandés Arjen Robben y el galo Franck Ribery decidieron poner fin a su carrera con la escuadra bávara.

Robben se retiró del futbol y Ribery partió rumbo a Medio Oriente.

Ahora, con caras nuevas como el campeón de mundo Benjamín Pavar, Tolisso y Gnabry, apoyados en la experiencia de Thomas Müller, Robert Lewandowski y Manuel Neuer, el Bayern busca mantener su línea ganadora.

 

 

El Borussia Dortmund y el Leipzig serán los dos equipos con más posibilidades sacar el trofeo de la Selva Negra. El Dortmund, con una fuente casi inagotable de grandes jugadores que alimenta al futbol europeo es siempre uno de los candidatos a bajar del trono al poderoso Bayern y este año no será la excepción.

En Leipzig, uno de los equipos revelación de la Bundesliga en las últimas ediciones gracias a la fuerte inyección económica de sus propietarios, se ha colocado en el mapa no sólo del balompié germano, sino de Europa, pues en las útimas dos temporadas ha estado presente en Champions y Europa League.

 

 

Otras de las escuadras relevantes a seguir son los tradicionales Bayer Leverkusen, donde alguna vez Javier Hernández fue figura, el Schalke y el Werder Bremen.

Este torneo, la capital alemana albergará otro equipo en el máximo circuito: el Unión de Berlín ascendió por primera vez en su historia y busca ser uno de los equipos revelación. Así, la cueva de los osos será una visita complicada para todos los equipos.