Israel Reséndiz.

La racha de incendios que devastaron 19 mil hectáreas en siete municipios cercanos al Mante, finalizo con las primeras lluvias que aunque pocas, han atenuado el riesgo en zonas serranas o lugares de las comunidades más apartadas, con lo que en estos momentos se descarta algún factor sorpresa para que las llamas vuelvan a avivarse