Sobre si hay alguna analogía entre el caso del AH1N1 vivido en nuestro país con el actual coronavirus procedente de China, José Ángel Córdova Villalobos, exsecretario de Salud a nivel federal, dijo en entrevista para Imagen, con Francisco Zea, que “las analogías son que son virus los dos, que son virus respiratorios, que afectan el aparato respiratorio, y que son virus desconocidos. Por otro lado, lo que es diferente es que lo que está pasando en Wuhan es que hasta ahorita no es una pandemia, aunque ya se está extendiendo muy rápidamente y que, afortunadamente, y parece, la transmisión de este virus humano a humano no es tan sencilla, aunque ya está confirmado que sí se da. Entonces, esperemos que se transmita tan fácilmente, porque si no también nos puede poner en un predicamento como pasó con el SARS en el 2002, 2003, que se vino de China a Canadá y que originó 744 muertos, en los más de ocho mil casos que hubo”.

En cuanto a que si las medidas que toman las actuales autoridades de nuestro país son las suficientes para enfrentar al coronavirus, expresó que “yo vi con mucho gusto y además me siento muy tranquilo porque el subsecretario (de Prevención y Promoción de la Salud, de la Secretaría de Salud), que es el doctor (Hugo) López-Gatell, es una gente que estuvo con nosotros en aquel tiempo, cuando fue lo del H1N1, es un médico muy preparado, muy capaz, y ayer ya empecé a ver notificaciones de parte de la secretaría para todo el Sistema de Salud Nacional”.

Entonces, yo creo que ya empezaron, eso va muy bien, y lo importante es que tengamos conciencia de que si hay enfermos que pueden tener un cuadro similar hay que inmediatamente informarlo. Y en todo caso, si esto se desatara como un problema mayor pues ya la OMS hoy precisamente está sesionando para establecer todas las medidas, aparte de un manual y reglamento que ya tienen para poder contener si esto fuese una pandemia o fuera creciendo hacia ese nivel”, añadió.

Con relación a si hay alguna cura para el coronavirus, apuntó que “con este virus no se conoce ningún tratamiento, lo que se hace son medidas generales. La persona que tiene la sintomatología, que básicamente es la presencia de dolor muscular generalizado, la presencia de fiebre, insuficiencia respiratoria que puede ir progresando rápidamente, tienen que ir rápidamente con el médico para que no se automediquen, que esa fue una de las cosas que sucedieron en algunas ocasiones, afortunadamente ya los medicamentos antibióticos están controlados, para que se un médico quien diagnostique y efectúe las acciones que tiene que efectuar. Pero, no hay hasta ahorita un medicamento para este virus nuevo”.

Relativo a que se llegue a tener un medicamento contra este coronavirus expuso que “no es algo que se dé de un día para otro, la investigación farmacológica puede a veces hasta 10 años. Ahora, eventualmente se puede intentar algo de lo que se pudo haber usado hace 17, 18 años ya, pero sin la seguridad de tener una buena respuesta”.

En ese sentido, precisó que “lo que se tiene que hacer es internar al paciente si tiene una neumonía de focos múltiples, darle la mejor terapia sustitutiva, respiratoria, con un ventilador, estarlo monitorizando, agregar otros antibióticos para facilitar la ventilación y evitar las otras complicaciones. A veces, un antibiótico porque las bacterias aprovechan el estado de baja de las defensas del paciente y pueden generar un problema mucho más grave y, finalmente, el caso de la muerte. Entiendo que los pacientes que han muerto ahora, que ya se supone que pueden llegar hasta 17, ha sido por insuficiencia renal secundaria, precisamente al atrapamiento de líquido que se da en el pulmón y el desequilibrio que motiva que el riñón” “falle y entonces ya es muy difícil recuperar al paciente”.