La jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, afirmó que mantendrá el proyecto de ley de extradición que permitiría enviar a China a personas que cometieron un delito.

Ayer, en conferencia de prensa, aseguró que su gobierno dejaría constancia de sus compromisos con las salvaguardas de los derechos humanos como parte de cualquier proceso futuro.

La propuesta de ley de ninguna manera erosionaría alguna de las libertades especiales de las que goza el territorio y señaló que la ley fue propuesta por “conciencia y compromiso con Hong Kong”.

Para aquellos que han expresado sus puntos de vista, ya sea que estén de acuerdo o en desacuerdo con nosotros, quiero agradecerles porque el escrutinio de nuestro trabajo es un factor importante para mejorar la gobernabilidad de Hong Kong”, dijo.