El Gobierno federal llevó a cabo la destrucción de más de cuatro toneladas de cocaína, 468 kilos de mariguana, 54 unidades de psicotrópicos y objetos instrumento de delitos, en Acapulco, Guerrero.

Autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) mencionaron que la quema de droga y de otros productos es una forma de combatir al crimen organizado en el país.

El problema de las drogas genera efectos muy negativos en términos de salud pública, de cuestión social, de seguridad y justicia. Sobre todo cuando sus efectos se traducen en pérdidas de vida”, señaló Alberto Elías Beltrán, encargado de Despacho de la PGR.

Elías Beltrán dijo que una de las estrategias del gobierno en el combate a las drogas es reducir la demanda y la oferta.

El combate contra las drogas y la delincuencia organizada, genera un mejor futuro. Nuevas oportunidades para el país”, dijo.

Durante la destrucción estuvieron presentes el Subprocurador de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo, Roberto Ochoa Romero; el delegado de PGR en Morelos, Adonaí Carreón Estrada; el Fiscal General de Guerrero, Jorge Zuriel de los Santos; el almirante Romel Eduardo Ledezma, comandante de la 8a. Región Naval, y el general de brigada Eufemio Alberto Ibarra, comandante de la 27a. Zona Militar.