Cientos de mujeres y adolescentes venezolanas embarazadas han cruzado a Colombia para recibir atención médica en un peligroso viaje que muchas realizan a punto de dar a luz, debido al “colapso” del sistema sanitario en Venezuela, informó ayer Save the Children.

En la Unidad Sanitaria para Emergencias que la ONG tiene en Maicao, cerca de la frontera, han atendido a 792 venezolanas embarazadas desde principios de abril, cuando comenzó a funcionar, de las cuales, seis de cada diez tenían embarazos de riesgo y más de la mitad sufría anemia por la escasez de alimentos en Venezuela.

Huyen cientos de venezolanas embarazadas; buscan atención médica

De acuerdo con Save the Children, Colombia atendió a 792 de abril a la fecha

11/07/2019 05:00  DPA

María Díaz, cuando tenía siete meses de embarazo, y su pareja, ambos inmigrantes indocumentados venezolanos, en Colombia. Foto: Reuters/Archivo

CARACAS.

Cientos de mujeres y adolescentes venezolanas embarazadas han cruzado a Colombia para recibir atención médica en un peligroso viaje que muchas realizan a punto de dar a luz, debido al “colapso” del sistema sanitario en Venezuela, informó ayer Save the Children.

En la Unidad Sanitaria para Emergencias que la ONG tiene en Maicao, cerca de la frontera, han atendido a 792 venezolanas embarazadas desde principios de abril, cuando comenzó a funcionar, de las cuales, seis de cada diez tenían embarazos de riesgo y más de la mitad sufría anemia por la escasez de alimentos en Venezuela.

“Emigré durante mi embarazo porque en Venezuela no tenía recursos ni la atención que necesitaba. Hay problemas en mi país”, lamentó Ana, de 26 años, que confiesa que no se siente bien porque no puede mantener a sus hijos.

Save the Children indicó que “en otras ocasiones las adolescentes y mujeres han tenido embarazos de alto riesgo por culpa de las enfermedades de transmisión sexual como la sífilis y el VPH”, que han aumentado porque la inflación convirtió a los anticonceptivos en “un bien completamente inasequible en los últimos cinco años”.

“A menudo han tenido que dejar casi todo lo que tienen, incluida su documentación. Esto significa que su acceso a la atención médica y la educación es extremadamente limitado, lo que aumenta los riesgos para ellas y para sus bebés”, detalló la directora general de Save the Children en Colombia, María Paula Martínez.