Con oportuna ofensiva de Michael Brantley, Jorge Polanco, Xander Bogaerts y Joey Gallo, la Liga Americana venció 4-3 a la Nacional para su séptimo triunfo consecutivo en el Juego de Estrellas de las Grandes Ligas, que en su edición 90 se celebró en el Progressive Field, de Cleveland.

Brantley (Astros) con doblete, el dominicano Polanco (Mellizos) con sencillo, el curazoleño Bogaerts (Medias Rojas) en jugada de bola ocupada y Gallo (Rangers) con bambinazo, fueron los baluartes ofensivos de los locales.

La victoria fue para el japonés Masahiro Tanaka (Yanquis), el revés para Clayton Kershaw (Dodgers) y el juego salvado para el cubano Aroldis Chapman (Yanquis).

Por la Nacional sacó la bola del parque el jardinero Charlie Blackmon (Rockies) en el sexto inning.

El Jugador Más Valioso del Juego fue el lanzador Shane Bieber, de los Indios, quien ponchó a los tres bateadores que enfrentó en el quinto, cuando su equipo estaba arriba en el marcador.

El abridor por la Liga Nacional fue el sudcoreano Hyun-Lin Ryu (Dodgers), el primero de su país en abrir un Juego de Estrellas; lanzó una entrada con un hit.

Su compatriota Park Chan-Ho había estado en el Juego de Estrellas del 2001, pero no como abridor.

Por su parte, el abridor de la Americana fue el estelar Justin Verlander (Astros), seleccionado por octava vez al All-Star a sus 36 años; tiró un inning, sin hits y dos ponches.

 

NO MÁS JEFE WAHOO

Previo al duelo, el comisionado Rob Manfred dijo que las Grandes Ligas no negociaron un acuerdo con los Indios de Cleveland para prohibir su logotipo del Jefe Wahoo.

El equipo acordó retirar la caricatura de sus gorras y jerseys esta temporada, una decisión que se presentó después que Cleveland ganó la sede para el Juego de Estrellas de 2019. “El Juego de Estrellas fue adjudicado a Cleveland por el comisionado (Bud) Selig antes que yo hubiera hablado sobre el Jefe Wahoo”, aseguró Manfred.