La presión de nueve días en la calle concluyó ayer con el anuncio del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, de que no se presentará a la reelección en 2020, que renuncia a la presidencia de su partido y que acepta el proceso del Legislativo que puede dar lugar a su destitución.

Rosselló, en un mensaje dirigido al país, dijo haber comprendido a la población, en una jornada en la que las manifestaciones continuaron con el objetivo de que el gobernador dimita.

Las calles, poco después del anuncio, se llenaron de vehículos que hacían sonar sus bocinas, mientras que continuaban concentrados manifestantes a la entrada de La Fortaleza, la sede del Ejecutivo y residencia del gobernador.

Dos manifestaciones volvieron a exigir ayer la salida de Rosselló, durante un día en el que estuvo reunido con su gabinete. Lo acusan por la filtración de un chat en el que insulta a mujeres y también por actos de corrupción,

La opinión de los ciudadanos tiene eco también en Estados Unidos por miembros del Partido Demócrata que quieren representar a su formación frente a Donald Trump en las presidenciales de 2020.

Es el caso de Tulsi Gabbard, Julián Castro y Elizabeth Warren, a los que se suman los miembros del partido Joe Biden, Kirsten Gillibrand y Pete Buttigieg, quienes mostraron su solidaridad con Puerto Rico.

La exsecretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, también mostró su malestar sobre el asunto. “Estoy con el pueblo de Puerto Rico mientras protesta por la corrupción y el comportamiento deshonroso de su gobierno. Como todos los estadunidenses, tienen el derecho fundamental, y el deber, de pedir cuentas a sus líderes”, escribió en Twitter.

El movimiento que exige la renuncia de Rosselló recibió el respaldo de varios artistas que condenaron su gestión. Entre los famosos que se sumaron a las protestas están Bad Bunny, René Pérez, Ricky Martin, Luis Fonsi y Marc Anthony, entre otros.