A casi cinco años del anuncio de Alfredo Harp de construir un nuevo estadio para la Ciudad de México, la nueva casa de los Diablos Rojos del México está lista para su inaugración mañana. Harp cree que él podría ser el principal responsable.

Cada que venía al estadio veía algún detalle en el que se podía mejorar”, dijo Harp Helú, dueño de los Diablos Rojos del México, y quien  hizo una inversión que rebasó  los 350 millones de pesos para la construcción de este estadio, que  desde antes de estrenarlo es considerado uno de los mejores para el beisbol en Latinoamérica.

Creo que la espera valió la pena, es un escenario hermoso. No quiero decir yo que es el mejor, pero al menos las personas que han venido a inspeccionarlo es lo que me han dicho, que creen que es el mejor de todos”, dijo el empresario.

A poco más de 48 horas para que se lleve a cabo la inauguración, aún hay trabajos de construcción en el estadio afinando algunos detalles, para la magna ceremonia, que incluirá la presencia de Andres Manuel López Obrador, presidente de México.

 

Alfredo Harp Helú cuidó el más mínimo detalle del nuevo estadio.  Foto: Sunny Quintero

 

Yo invité al señor Presidente”,  dijo Harp. “Coincide que él  también ama al beisbol. Él aún no conoce el estadio y creo que se va a llevar una muy buena impresión del trabajo que se va hacer aquí.

Con este para mí termina un sueño más para mí en favor del beisbol y del deporte en general. Creo que es una obra digna de admirarse por todos”.

El pasto del estadio ya está colocado y la barda que delimita al campo ya está acondicionada.

Te quedas con la boca abierta desde que llegas”, dijo Víctor Bojórquez, manager los Diablos. “Ya todos están ansiosos de que se llegue el sábado y poder jugar aquí”.