Israel Reséndiz.

A pesar de las condiciones climáticas que siguen imperando para esta región del país con temperaturas que ya se han acercado a los cuarenta grados, los daños a consecuencia de la sequía en el campo no han sido cuantiosos, pero si devastadores en los casos donde ha habido ya hasta ahora perdida de ganado y la falta del desarrollo de algunos cultivos a consecuencia de la falta de las condiciones necesarias