La selección de futbol de Panamá se enfrenta mañana al elenco de México en un momento en donde su clasificación al hexagonal final de la Concacaf depende de ganar o ganar.

Los panameños en la Liga de Naciones se juegan mucho, pero lo más importante es ganar esos puntos para el ranking de la Concacaf que los acerque lo más posible a su segundo mundial, ante un rival que ha sido superior en el terreno de juego a lo largo de la historia.

La roja ha puesto en marcha, desde el pasado lunes, un plan de trabajo con el equipo completo en los Estados Unidos, que según su técnico, el argentino Américo Rubén Gallego, le dará tiempo para preparar el partido.

Gallego no quiere distracciones antes de este encuentro, al cual ha llamado de “vida o muerte”.

A pesar de este plan de trabajo, las estadísticas reflejan que el equipo panameño no ha logrado ganar en suelo mexicano.

En la última visita de los panameños al coloso de Santa Úrsula, cayeron 1-0 precisamente en las eliminatorias hacia el Mundial de Rusia 2018.

En el Azteca, el cuadro panameño ha sufrido verdaderas pesadillas. Entre esas malas noches se pueden registrar un 7-1 en el 2000 y un 5-1 en 2005.

Gallego enfrentará este momento crucial en las aspiraciones panameñas con un equipo conformado por jugadores jóvenes y veteranos. Con nueve de los que estuvieron en el Mundial de Rusia 2018 intentará romper una racha negativa en suelo azteca.

La derrota ante Bermudas dejó a los panameños en el noveno puesto del escalafón FIFA de Concacaf, cada vez más lejos del hexagonal y del Mundial de Catar 2022.

En el nuevo formato de clasificación, el ranking FIFA otorga un boleto al hexagonal a los primeros seis del área, que son, hasta el momento, México, Estados Unidos, Costa Rica, Jamaica, Honduras y El Salvador.