La deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex) será refinanciada por ocho mil millones de dólares gracias al acuerdo firmado ayer entre la empresa y las instituciones financieras HSBC, J.P. Morgan y Mizuho.

El pacto contempla el refinanciamiento de deuda por un monto de 2 mil 500 millones de dólares y la renovación de dos líneas de crédito hasta por 5 mil 500 millones de dólares. Esta es la operación bancaria más grande de Pemex.

Felipe García Moreno, presidente y director general de J.P. Morgan México, dijo tener “gran confianza en Pemex y en el gobierno” porque “están tomando diversas acciones muy conducentes hacia el fortalecimiento de la empresa y su desarrollo y perspectivas de crecimiento de largo plazo”.

Para el presidente y CEO de Mizuho Securities, Gerald Rizzieri, México es un socio estratégico, por lo que consideran necesario participar en la transacción que impactará “positivamente la salud financiera y los prospectos futuros de Pemex”.

En entrevista con David Páramo, para Imagen Radio, Nuno Matos, director general de HSBC México, dijo que la inversión de capital, el plan para combatir el huachicoleo y la mejora en el régimen fiscal de Pemex son acciones positivas y demuestran que el actual gobierno está comprometido con mejorar el perfil de deuda de la empresa.

Durante el evento, el presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó que será a finales de este mes cuando se firmen los contratos para iniciar la perforación de pozos en yacimientos descubiertos.

Con estos trabajos se espera incrementar la producción petrolera que ha mantenido una tendencia a la baja.

 

RESPIRO FINANCIERO PARA PEMEX

Las instituciones financieras HSBC, J.P. Morgan y Mizuho firmaron un acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex) para refinanciar la su deuda hasta por 8 mil millones de dólares, lo cual, aseguran, da muestras del compromiso y la confianza que tienen al gobierno federal.

El acuerdo con la banca internacional consiste en el refinanciamiento de deuda por un monto de 2 mil 500 millones de dólares, así como la renovación de dos líneas de crédito hasta por 5 mil 500 millones de dólares, en ambos casos, con una ampliación de tres a cinco años de plazo a una tasa de 4.85%, y que la convierte en la operación bancaria más grande de la petrolera nacional.

Nuno Matos, CEO de HSBC México, considera que estas acciones le permitirán a Pemex tener una mayor estabilidad y flexibilidad de sus recursos para asignarlos en lo que considera más importante dentro de su plan de negocios.

Aseguró que el crédito sindicado a cinco años, por ocho mil millones de dólares, es una muestra de la confianza que tienen las instituciones financieras en la actual administración del país.

Es de suma relevancia que todos los sectores privados y públicos nos sumemos alrededor de Pemex y participemos de manera conjunta y activa en el desarrollo de la plataforma petrolera del país, factor clave para el desarrollo de México”, dijo.

Sobre el tema, Felipe García Moreno, presidente y director general de J.P. Morgan México, coincidió en tener “gran confianza en Pemex y en el gobierno. Creemos que tanto la administración de Pemex, como la Secretaría de Hacienda y todo el gabinete encabezado por el señor Presidente están tomando diversas acciones muy conducentes hacia el fortalecimiento de la empresa y su desarrollo y perspectivas de crecimiento de largo plazo”.

Para el presidente y CEO de Mizuho Securities, Gerald Rizzieri, México es un socio estratégico, por lo que consideran necesario  participar en la transacción  que impactará  “positivamente la salud financiera y los prospectos futuros de Pemex”.

NO ES MÁS DEUDA

El director de la empresa Octavio Romero Oropeza, aseguró que no se trata de la adquisición de más de duda, sino la ampliación de hasta cinco años para pagar los compromisos ya adquiridos, lo cual tiene como principal objetivo el garantizar la liquidez y fortalecer la posición financiera de Pemex.

Debe quedar totalmente claro que, con la presente renegociación no estamos contratando deuda adicional para Pemex; por el contrario, estamos mejorando las condiciones financieras de lo que ya se debía desde la anterior administración, logrando mejores condiciones, tanto en plazos como en tasas, en relación con emisiones de deuda en el mercado actual”.

Recordó que en 2013, la deuda de la empresa ascendía a 841 mil millones de pesos, sin embargo, al cierre de la administración anterior el lastre ya ascendía a más de dos billones de pesos, pues en sólo cinco años la administración hizo crecer el adeudo a una tasa promedio de 17.2% anual.

Sin embargo, aseguró que, como resultado de la nueva política, el costo financiero en abril de 2019, ya observa una reducción de 43.3%, pues éste pasó de 5 mil 597 millones de pesos para el mes de abril de 2018 a tres mil 174 millones de pesos en el mes pasado.

Para el director, la renovación y el financiamiento de la deuda es la operación bancaria más grande de una empresa de energía en América Latina, así como la operación bancaria más grande en la historia de la empresa productiva del Estado.

 

 

PERFORACIÓN, A FIN DE MES

El presidente Andrés Manuel López Obrador  adelantó que será a finales de este mes cuando se firmen los contratos para iniciar la perforación de pozos en los diferentes yacimientos ya descubiertos.

Con estos trabajos el gobierno federal espera incrementar la producción petrolera que por años ha mantenido una tendencia a la baja debido a las malas decisiones de las administraciones anteriores.

La inversión es mayor para explorar, para perforar pozos en tierra y en aguas someras, y hemos encontrado yacimientos con mucho potencial; y pronto, muy pronto va a aumentar la producción porque también ya estamos por terminar de firmar todos los contratos de exploración y de perforación de pozos. Yo espero que a finales de este mes estén firmados todos los contratos y se perfore”, dijo el Presidente.

Durante su conferencia matutina, acusó a las administraciones pasadas por los malo manejos en Pemex, pues redujeron al mínimo la perforación de pozos, lo que provocó que se paralizara la producción petrolera, lo cual incluso llevó a México a importar crudo para poder abastecer sus refinerías.

El Presidente recordó que con el objetivo de beneficiar a las empresas contratistas se otorgaban contratos millonarios para la perforación de pozos en el norte del país o en aguas profundas del Golfo, donde considera que es incierta la existencia de petróleo, y cuyos costos son mucho más elevados que los trabajos en tierra y aguas someras donde se ha comprobado que sí hay recursos. “Nos está costando, pero tuvimos también la suerte de que no se entregaron todas las reservas de petróleo”.

Nayeli González

 

HAY COMPROMISO DE SANEAR A PEMEX

La inversión de capital, el plan para combatir el robo de combustibles y la mejora en el régimen fiscal de Petróleos Mexicanos (Pemex) son acciones positivas y demuestran que el actual gobierno de México está comprometido con mejorar el perfil de deuda de la empresa, afirmó Nuno Matos, director general de HSBC México.

Con David Páramo en Análisis Superior, en Imagen Radio, Nuno Matos recordó en entrevista que los problemas de Pemex no surgieron hace seis meses, sino hace décadas, aunque destacó que lo importante es avanzar y mejorar el perfil de deuda de la petrolera mexicana.

El directivo de HSBC resaltó que para el banco que encabeza, la inversión de 25 mil millones de pesos en Pemex, los cambios en su régimen fiscal y el plan de 25 mil millones de pesos para reducir pasivos en la empresa, así como el combate al robo de combustibles refrendan la confianza del banco en refinanciar la deuda bancaria internacional de Pemex.

CONDICIONES

Explicó que la operación que encabeza, junto con otras dos instituciones financieras, es de ocho mil millones de dólares y busca refinanciar las deudas de Pemex que vencen este año y en 2020. Agregó que el refinanciamiento se amplió a cinco años, en condiciones mucho más favorables para la empresa productiva del Estado.

La tasa es una tasa básica, la Libor, que es la tasa internacional, se está añadiendo un margen de 235 puntos base o 2.35%”, agregó,

Nuno Matos aclaró que el crédito sindicado que se refinanciará no se trata de deuda adicional, sino que es deuda existente en el balance de Petróleos Mexicanos, con lo que “la situación de Pemex hoy en términos de deuda absoluta es la misma, pero sin duda a un plazo mayor que obviamente le permitirá una estabilidad superior”.

Para los niveles de rating de Pemex, éste es un precio bastante mejor de lo que podría obtener si ahora mismo fuera al mercado abierto, digamos así, el mercado de deuda, de bonos, y buscara refinanciar un importe de este tamaño. Así que diría que es un precio bastante favorable para Pemex y que demuestra claramente que hay confianza en el futuro de la compañía”, explicó.

El directivo resaltó que, para HSBC, uno de los mayores bancos del mundo, es un orgullo enorme encabezar el refinanciamiento de la deuda de Pemex, ya que es la mayor empresa mexicana que, dijo, cuenta con una excelente operación.