Chivas sigue en estado de gracia. Con un futbol aguerrido, alguna genialidad, y hasta con las decisiones que antes le eran desfavorables.

Anoche en el Estadio Akron bastó con un gol en una buena jugada de Alan Pulido, y después hubo necesidad de nueva cuenta de apretar los dientes, meter la pierna, y hasta acudir a la polémica con el videoarbitraje para sostener una victoria de 1-0 sobre Toluca.

El triunfo es el tercero consecutivo del Guadalajara, los pone en lo alto del campeonato con nueve puntos, y refrendó la invitación para los 31 mil aficionados que acudieron al estadio.

Guadalajara salió a pelear de tú a tú con un rival que tiene una de las mejores plantillas de México, aunque para este duelo Toluca no contó con sus contrataciones estelares: Jonathan Maidana, Emmanuel Gigliotti y Federico Mancuello.

 

Los rojiblancos fueron precavidos abajo y punzantes y eléctricos arriba. Tras 20 minutos donde tuvieron aproximaciones, la visita se plantó bien y cerró y cortó los circuitos del Rebaño.

En el complemento el duelo seguía intenso, entretenido y con llegadas en ambas porterías.

Al minuto 56 Alan Pulido tomó la pelota a las afueras del área y en un palmo de terreno se hizo el espacio para sacar un disparo violento, abajo y a primer poste para el 1-0.

A partir de ahí y con un cambio desafortunado de José Cardozo, al sacar a Carlos Cisneros para poner a Ronaldo Cisneros, Chivas se echó para atrás y el rival lo acorraló hasta que llegó la jugada polémica al minuto 80 que les favoreció.

Tras eso, el juego se volvió de barrio y Chivas fue más fuerte y más inteligente para firmar un arranque histórico y el liderato del torneo.