Por Alfredo Guevara Pérez.
Miércoles 05 de Diciembre de 2018.

El impacto del cambio climático ha ocasionado que el 54 por ciento del suelo en el país sea desierto y que de no combatir esta degradación, a la vuelta de unos siete años se espera que se incremente seis puntos porcentuales más, es decir, que pueda llegar a un 60 por ciento.

Los efectos de este fenómeno de la naturaleza se ve reflejado en un inventario estadístico y geográfico en lo que comprende la zona de San Fernando para la producción de sorgo, los municipios que comprende el altiplano, Llera, Victoria entre otros donde hay poco más de erosión, confirmó Antonio Neira Villajuana gerente de la Comisión Nacional Forestal.