Ni la falta de luz en el Estadio Azteca, con motivo de un apagón, nubló la creatividad del América en los cuartos de final de la Copa MX. Las Águilas se impusieron 2-0 a las Chivas y avanzaron a las semifinales de la Copa MX. 

Sin poder reflejarlo en el marcador, el América se vio considerablemente mejor que el Rebaño desde la primera parte, sobre todo en los veinte minutos iniciales. Para ese entonces, Miguel Jiménez ya había salvado a los tapatíos de la primera anotación en contra. De no ser por el guardameta del Guadalajara, Nicolás Castillo hubiera convertido uno de sus mejores goles en México, rematando de espaldas a la portería.

José Cardozo, técnico de Chivas optó por cambiar a Hiram Mier de la central a la lateral derecha. A raíz de ese movimiento, las Águilas dejaron de llegar con tanta facilidad.

El descanso fue más largo de lo común. Un apagón en el Estadio Azteca demoró el inicio de la segunda parte por más de los quince minutos habituales. El tiempo perdido no le cortó el ritmo al conjunto azulcrema, todo lo contrario, su superioridad se magnificó.

A partir de ese momento, el juego se convirtió en un reloj de arena que esperaba por el gol de los locales.

Finalmente, la primera anotación llegó al 58’. Emanuel Aguilera remató de cabeza en un tiro de esquina y Bruno Valdez, aparentemente en posición adelantada, empujó a la red, el balón que había quedado botando en el área.

Ni Alan Pulido, ni Isaac Brizuela, quienes entraron en el segundo tiempo, lograron cambiar el panorama. Los errores del equipo jalisciense también se presentaron en zona defensiva. En los últimos minutos, la zaga visitante no pudo rechazar el esférico y Nicolás Benedetti lo tomó y sentenció la eliminatoria.

El primero de los dos Clásicos de esta semana fue para el América. Las Chivas podrán vengarse el sábado en Liga MX, pero las semifinales de Copa, las verán desde su televisor.